Nagore Espinosa en Innova 2019

By 16/04/2019Noticias

Innova Bilbao es un foro sobre creatividad e innovación que tiene lugar en el Museo Guggenheim de Bilbao desde hace 7 años. En esta edición, nuestra CEO Nagore Espinosa fue invitada por la organización para formar parte del panel de ponentes y hablar al público sobre aplicaciones, ventajas y limitaciones del uso del Big Data. Agradecemos a El Correo, a Eventosfera, al Ayuntamiento de Bilbao, a la Diputación Foral de Bizkaia, a Euskaltel y a Laboral Kutxa su organización y apoyo para que este evento sea una realidad ya consolidada en el calendario de la ciudad.
innova_2019

Foto de familia Innova Bilbao 2019. Fuente: web Innova Bilbao

¿Es Big Data lo que necesito?

Nagore Espinosa hizo reflexionar al público sobre si es realmente Big Data lo que necesitamos, sobre cuáles son sus buenos usos y cuáles sus limitaciones. También trasladó que, antes de ponernos a analizar datos y sumarnos al carro de una tecnología determinada por el hecho de ser novedosa y porque otros también lo están haciendo, debemos hacernos las preguntas estratégicas que queremos responder.

Así, después de desgranar qué se entiende por Big Data y cuáles son sus variables (volumen, velocidad, variedad, veracidad, viabilidad, visualización y valor de los datos), expuso varios ejemplos de cómo tanto empresas como sectores como la agricultura o la medicina usan y pueden usar Big Data.

El camión de Amazon

NagoreEspinosa_InnovaBilbao

Nagore Espinosa en Innova Bilbao 2019. Fuente: Innova Bilbao 2019

¿Sabíais, por ejemplo, que cuando un camión de Amazon sale de su centro de distribución puede salir sólo con el 60% de los artículos vendidos y que cuando llega a su destino están vendidos el 100% de los mismos? ¿Cómo? Con el histórico de datos que tiene la compañía sobre qué artículos se han vendido en esa época del año en ese destino al que se dirige el camión. Interesante, ¿verdad? Es por esto que, por ejemplo en EE.UU., te garanticen que recibirás tu pedido en 24 horas: antes de que tú lo hayas comprado, el camión que se dirige a tu ciudad ya lo tiene preparado para tu compra.

¿Y en turismo? ¿Cómo aplicar Big Data para el beneficio del turista?

Nagore puso el ejemplo de un programa piloto puesto en marcha en Amsterdam: en función del histórico de visitas a museos, turismo de Amsterdam avisaba en tiempo real a los turistas sobre las horas de cola que debían hacer para ver un museo en concreto. Si era un tiempo de espera muy largo, les daban opciones para poder ir a otro museo o realizar otras actividades turísticas que estuvieran menos concurridas. ¡Una gran iniciativa, sin duda!

Estar al día de los últimos avances, conociendo pros y contras

Pero Nagore también puso de manifiesto que el Big Data tiene sus limitaciones. De hecho, hizo hincapié en cómo todas las metodologías tienen limitaciones, por ello defiende que el objetivo no debe ser utilizar la metodología más novedosa para darse visibilidad sino que el objetivo debiera ser responder a preguntas que son estratégicas para el individuo, para la empresa y para la ciudadanía. Para dar respuesta a esas preguntas estratégicas, es necesario estar al día, conocer todas las metodologías existentes y sus pros y contras para poder decidir cuál es la más acertada.

Pero, en realidad, estamos lejos de estar en esa situación de estar tan informados y de conocer cómo funcionan esas metodologías.

Los datos son el petróleo de este siglo y los estamos dando gratis

Nagore nos hizo reflexionar sobre que cada vez que usamos una aplicación con el móvil o cada vez que mandamos un mensaje a través de whatsapp, estamos enviando datos sin ser conscientes de qué se va a hacer con esos datos, quién los está recogiendo o cómo nos va a afectar directamente. Y, para ilustrarlo, nos puso un ejemplo bien claro a través de uno de los anuncios de la campaña de rebajas de El Corte Inglés.

Todo hoy en día es inteligente (Smart), ¿por qué no lo somos también las personas?

Efectivamente, nos escuchan. Pero no la aspiradora o el altavoz Alexa, que también: nuestro teléfono móvil es nuestro mayor espía y quien más datos envía sobre nosotros y nuestra forma de vida. Y aun así no nos preguntamos “¿eso cómo funciona?”. Las ciudades, los coches y los electrodomésticos serán más inteligentes. ¿Y las personas?

Debemos ser conscientes de qué datos estamos dando, debemos tener mayor conocimiento sobre qué están haciendo con esos datos y qué tecnología está detrás. Seamos personas curiosas: estas tecnologías llevan con nosotros una década y todavía no las entendemos., . Hagamos el esfuerzo, porque es posible que podamos aplicarlas también en nuestras empresas, haciéndolas más competitivas a nivel local.