Cooperación al Desarrollo con Colombia: Turismo Sostenible e Inclusivo

Dentro del marco del Programa de Cooperación al Desarrollo Internacional ERICA (España y sus Regiones Intercambian Conocimiento con Antioquia), in2destination transfiere conocimiento dentro del Proyecto Piloto de Transferencia sobre Destinos Turísticos Sostenibles en Jericó, Antioquia. Se trata de un proyecto que comenzó a principios de verano de 2018 y que dentro de sus hitos incluía una Misión a España que tuvo lugar desde el día 05 de noviembre hasta el día 10 del mismo mes.

La Misión a España consistió en el traslado de conocimiento y formación en materia de gestión de destinos turísticos sostenibles, generación de experiencias y productos turísticos sostenibles y medición en turismo al equipo formado por representantes de la Universidad de Antioquia, la Universidad de EAFIT y las dos empresas turísticas: Centro Ecoturístico La Nohelia y Turismo y Eventos Jericó comprometidas con la sostenibilidad ganadoras del Concurso de Planes de Turismo Sostenible. El aprendizaje que se obtuvo a lo largo de los días 5 y 6 de noviembre en las sesiones de formación, se pudo llevar a la práctica mediante la visita a seis entidades Alluitz Natura, Granja Escuela Ultzama, Rural Suites, Valle Salado de Añana, Bodegas Ostatu y Museo del Vino Villa-Lucía comprometidas con la sostenibilidad y la inclusión en sus respectivos territorios.

Las visitas realizadas fueron muy bien recibidas por el equipo Colombiano dado que supusieron aprendizajes de primera mano sobre liderazgo privado, convencimiento en valores de género, de sostenibilidad, de recuperación del mundo rural, de inclusión y en ocasiones de hacer destino, aunar esfuerzos para que el éxito se transfiera más allá de la propia empresa.

Las visitas técnicas comenzaron por Alluitz Natura: Experiencia Pastor por un día, en Abadiño. De estos emprendedores incansables el equipo aprendió la relevancia de poner foco en trabajar en red y en la venta, ya que es muy habitual que los emprendimientos trabajen en profundidad la oferta y descuiden la venta, llegar a cliente, investigar satisfacción para detectar mejoras a desarrollar y volver a vender cada vez por canales y con mensajes más eficientes y acertados. Fue una buena oportunidad para poner de manifiesto la relevancia de apostar por revitalizar el mundo rural y acercar a la sociedad urbana al día a día del ámbito rural desde la diversión y el respeto.

Una de las experiencias que más valoró el equipo fue Granja Escuela Ultzama sobretodo por los valores que su emprendedora defiende y ejerce: contratación de mujeres residentes en el entorno menores de 30 y mayores de 50 dado el alto desempleo que hay en estas franjas, rescate y cuidado de animales, transferencia de conocimiento al visitante de la importancia del medio rural, del cuidado de los animales, la huerta y su recuperación, y difundir el movimiento Slow Food, del que forman parte, de consumo bueno, limpio y justo.

Además, gracias al atractivo que genera esta actividad en el territorio y las buenas sinergias que la Granja establece con otras empresas del territorio están contribuyendo a traer flujos de turismo al territorio para contribuir así a la sostenibilidad económica del medio rural.

Una experiencia redonda fue la del Hotel rural de cuatro estrellas Rural Suites ya que su emprendedor lidera un proyecto de alojamiento sostenible que no sólo es accesible para todos los públicos, sino que también es adaptado e inclusivo, contrata personas afincadas en el territorio, cuenta con huerta ecológica, producción de aceite ecológico y ofrece experiencias lo más sostenible posibles en el territorio de La Ribera adaptadas para todos los públicos.  Son grandes conocedores de todos los recursos turísticos de su territorio y saben ponerlos en valor de manera que también generan flujos hacia el territorio contribuyendo a hacer destino.

En Álava el equipo aprendió de tres iniciativas: Salinas de Añana, Bodegas Ostatu y Museo Villa Lucía Espacio Gastronómico. Salinas de Añana brindaron el aprendizaje de la apuesta por recuperar un recurso que antaño era vertebrador del territorio en el que se ubica y como a día de hoy vuelve a serlo, desde la producción de sal apostando por calidad y no volumen y compaginándolo con visitas turísticas que contribuyen a comprar sal y a convertirse en prescriptores y clientes fidelizados. La gestión sostenible es una de las máximas de las personas que impulsan el proyecto y esto se hace evidente en la contratación de personas, uso de energía, uso de materiales, entre otros elementos.

Las Bodegas Ostatu fueron escogidas por su apuesta por ser una bodega sostenible medioambientalmente y Villa Lucía por la experiencia 4D que ambas pueden ser trasladables al producto del café y del carriel en Jericó. Así mismo sirvió para aprender de los inicios de la iniciativa de la Ruta del Vino como ente de cooperación turística al que unos/as líderes dieron vida y han ido sumándose muchísimas más fortaleciendo al destino Rioja Alavesa.